Sunday, 1 October 2017

Referéndum en Cataluña (Catalunya): ¿Cuán clara es la pregunta?


Es hora de echar un vistazo al referéndum en Cataluña. Asumiendo que la preocupación principal de las partes fuera la soberanía sobre el territorio, en nuestro caso la soberanía sobre Cataluña y todo lo que implica—por ejemplo, recursos naturales, personas, gobierno y derecho; ¿qué opciones deben considerarse para el referéndum?
El referéndum de hoy sólo tiene una pregunta. En lo que es importante aquí la pregunta es:
"¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república? Sí/No."
Consideremos dos puntos críticos:
En primer lugar, el "valor" del referéndum. Es realmente importante que tengamos un referéndum como expresión de valores democráticos y libertades básicas. También es una manera de empezar a romper con el statu quo que Cataluña ha tenido durante tanto tiempo.
En segundo lugar, la importancia de la cuestión real. Debido a la forma en que está escrita la pregunta y al actual escenario internacional y local, podría haber una sola respuesta. Por lo tanto, todos podemos prever su resultado. Eso no significa que el referéndum actual no tenga valor alguno. Como se ha dicho antes, es un momento crucial—como lo fueron el referéndum de las  Falklands/Malvinas en 2013 y en Escocia en 2014. Lo que es más importante, ratifica el hecho de que los catalanes pueden hacer uso de su derecho a la autodeterminación en cualquier momento y proponer una solución a la disputa.
¿Por qué la pregunta tiene problemas?
La respuesta es simple. Porque aunque pueda parecer que la pregunta ofreciera una opción, en realidad no lo hace. Si los catalanes respondieron NO, y decidieran seguir siendo parte del estado español, seguirían siendo considerados como territorio español y por lo tanto sabrían qué esperar. Es decir, seguirían viviendo como viven con el gobierno y la ley que conocen y todo lo que esto implica. Sin embargo, si respondieron SÍ, y los catalanes decidieron ser un estado independiente, la consecuencia es sólo una: la incertidumbre. Se harían muchas preguntas: ¿los catalanes permanecen automáticamente como parte de la Unión Europea? ¿Tendrían que solicitar la adhesión a la UE como un estado recién formado? ¿Qué moneda usarían? No tienen un banco central independiente, no existe un Tribunal Supremo independiente en Cataluña, la cuestión de los recursos naturales, el sistema educativo, el sistema de salud, y tantas otras preguntas sin respuesta. Resultado: ¿quién va a elegir la incertidumbre sobre algo ya conocido? Los seres humanos son por naturaleza conservadores y entre una situación incierta y una que ya conocen, la mayoría elige lo que está dentro de su conocimiento, su experiencia (no estoy diciendo que esta decisión sea errónea, sólo poniendo de manifiesto un hecho que ha sido probado varias veces por encuestas, investigación y referéndums anteriores en otras disputas de soberanía reales).
Hay formas de abordar la indeterminación en los referéndums y ofrecer una pregunta más clara, más informada y mejor construida. Es decir, si las partes que hacen un llamamiento a un referéndum realmente pretenden utilizar el referéndum como una herramienta democrática para la autodeterminación, más que como un instrumento para la validación de decisiones predeterminadas y esperables.

No comments:

Post a comment