Monday, 16 October 2017

JUEGO SOBERANO: COMO SOLUCIONAR CONFLICTOS DE SOBERANÍA (PARTE 9 DE 21)


"Por qué". ¿Cuáles son los intereses detrá de las posiciones?

Mientras que el status quo o la soberanía exclusiva de Khemed para una de las partes (Khemed, Syldavia o Borduria) son opciones válidas, podrían traducirse literalmente en una pérdida de derechos reclamados por uno o varios reclamantes o interferencia permanente al decidir problemas con consecuencias a todos ellos. Al aplicar las reglas de maximax o minimax los representantes saben que la disputa continuará sin fin o que la paz obtenida no durará mucho. Si los representantes decidieran aplicar la regla de minimax eso significaría que se tomaría la decisión que implicaba menos riesgo. En principio, el status quo parece ser esa opción. Sin embargo, si los representantes fueran extremadamente optimistas, podrían seguir la regla de maximax y otorgar la soberanía total sobre Khemed a Khemed, Syldavia o Borduria. Primero, ¿cómo deciden cuál de los tres? En segundo lugar, incluso si fueran capaces de decidir cuál de estas tres partes muy optimistas obtienen la soberanía total, ¿cómo podrían asegurar la permanencia de tal acuerdo?

Considerando estas tres poblaciones y sus representantes a la luz de un conflicto de soberanía como Khemed en el que el mundo está a punto de terminar, todos necesitan y quieren los mismos recursos naturales y sus representantes no saben a quién representan, es muy probable que ellos tomen una elección conservadora. Si quisieran tener un uso real de los derechos reclamados sobre el tercer territorio, tendrían que hacer concesiones mutuas; en esencia, tendrían que "dividir" sus derechos en diferentes partes. Esta es la solución que todos los representantes considerarían viable si decidieran aplicar la regla de maximin. Consideremos con más detalle el razonamiento que lleva a esta decisión.


Al igual que sucede con una naranja o un pastel (nuestro primer post en esta serie), la clave para resolver el problema de la soberanía sobre Khemed es cambiar el enfoque. Con la naranja y el pastel, tuvimos personas razonables que decidieron dejar de discutir quién era el propietario legítimo de la naranja y el pastel y comenzaron a preguntarse por qué cada uno de ellos los quería. En un conflicto como Khemed, la gente puede experimentar un camino similar. Asumiendo que las personas en Khemed, Syldavia y Borduria son razonables, los representantes en la negociación entienden que este cambio es necesario si quieren lograr una solución pacífica y permanente.


Khemed, Syldavia y Borduria deben dejar de preguntar "qué" reclaman y deben comenzar a preguntar "por qué" están reclamando sus contrapartes. Cuando tenemos un conflicto de intereses y nuestro objetivo es lograr una solución pacífica y permanente, la primera tarea es comprender cada una de las partes reclamantes, cada una de sus posiciones, lo que quieren y cuáles son sus intereses. Todos los puntos mencionados anteriormente están interconectados, todos son muy similares, pero hay una gran cantidad de diferencias entre ellos. En lo que es importante aquí, hay una diferencia crucial entre lo que Khemed, Syldavia y Borduria quieren y por qué cada uno de ellos lo quiere. Estas partes pueden entrar en guerra, miles de vidas pueden perderse, cada parte sabe cuál es su posición (todos quieren una soberanía exclusiva y definitiva sobre Khemed), pero ¿tienen en claro cuáles son sus intereses respectivos? Es decir, ¿cuáles son los puntos clave, las prioridades que cada una de estas poblaciones valora más? ¿Por qué están dispuestos a ir a la guerra? ¿Qué hay detrás de sus reclamos?

La pregunta crucial es "por qué" Khemed, Syldavia y Borduria quieren la soberanía exclusiva y absoluta sobre Khemed. Al preguntarse esto, tienen mejores posibilidades de cooperación y, por lo tanto, mejores oportunidades para cumplir con sus respectivos intereses. Al mirar atrás de las posiciones, los representantes pueden ver los intereses, necesidades y preocupaciones subyacentes de cada uno de los tres pueblos.

En el caso particular de la disputa sobre Khemed, parece que si cualquiera de las partes obtiene su posición, los otros dos se quedarán con las manos vacías. Sin embargo, es posible que los representantes en las negociaciones hayan decidido compartir los beneficios y las cargas con respecto a Khemed, y la regla de maximin sería la elegida para la distribución de beneficios y cargas, es decir, para compartir la soberanía.

¿Cuáles son sus intereses individuales? ¿Tiene Khemed un interés económico? ¿Los Khemedianos quieren beneficiarse de la explotación y exploración del metal extraño? ¿Hay algún componente cultural? ¿Los Syldavianos o los Bordurianos están interesados ​​en preservar su patrimonio cultural después del fin de su mundo? ¿Es simplemente una cuestión política y las tres partes quieren control sobre el progreso de la toma de decisiones acerca de cómo explorar y explotar el extraño metal en Khemed? ¿Simplemente quieren ser reconocidos como una sociedad que está en peligro de extinsión y quiere asegurarse que su descendencia esté segura en el futuro?

Al aceptarse mutuamente en las negociaciones como pares y al aceptar escuchar sus posiciones y las razones detrás de estas posiciones, los representantes de Khemed, Syldavia y Borduria pueden avanzar en su interés. Esto se debe a que las negociaciones cambian el enfoque. En vez de preguntar qué quiere cada parte (todos saben, la soberanía última y exclusiva sobre Khemed), los representantes preguntan por qué Khemed, Syldavia y Borduria lo quieren. Al reconocer las razones de sus afirmaciones, los representantes obtienen un conocimiento valioso: los intereses que motivan a cada parte a reclamar. A partir de ahí, las concesiones mutuas y la cooperación garantizarán el entendimiento recíproco, maximizando sus recursos y, al final, podrán evitar la extinción.

Hemos asumido que los representantes no saben a quién representan y tienen que aceptar que podrían estar representando a cualquiera de las tres poblaciones. Entonces, los representantes son impulsados ​​por el maximin. El problema ahora es determinar la naturaleza y el tamaño de cada porción de soberanía en particular. Es por eso que los siguientes posts revisarán cómo se pueden aplicar diferentes soluciones a Khemed.

Jorge Emilio Núñez

16 de octubre de 2017

No comments:

Post a comment